22 de enero de 2021

LA CAPITAL. Mar del Plata. Horacio Lavandera: “Piazzolla le dio a la música una energía única” . “El Messi de la música clásica”, como lo llaman…

El pianista se enfrenta a la rutina, alaba a las personalidades que van contra la corriente, como Stockhausen, Gershwin y Piazzolla. Y destaca la belleza de «Desarma y sangra», de Charly García: esa canción «no es rock», opina. Toca este sábado en el Colón.

22 de enero de 2021

“El Messi de la música clásica”, como lo llaman en España, el compositor, pianista, concertista y director Horacio Lavandera prepara su desembarco en Mar del Plata para ofrecer, por primera vez, un repertorio dedicado solo a Astor Piazzolla.

Piezas claves de la obra del marplatense, como Adiós Nonino, Fuga y misterio, las Cuatro Estaciones Porteñas, la Serie del Ángel, Lo que vendrá, entre otras, serán parte del recorrido que realizará este consagrado pianista internacional. El concierto será este sábado a las 21.30 en el Teatro Colón.

“Va a ser algo muy extraño para mi que vengo de la música clásica”, indica Lavandera en una charla con LA CAPITAL. “Va a ser la primera vez que salgo al escenario a tocar solo Astor Piazzolla, es algo nuevo para mi y espero que el público disfrute mucho”. Y dice que el espectáculo musical será “íntimo”, con un Piazzolla abordado “de un modo muy clásico”. “Las versiones salen muy del quinteto” de Piazzolla.

 


“Tengo que ser sincero: no conocía esa canción de Charly García y Pedro Aznar me propuso escucharla. Estoy encantado de descubrir esa música”


 

Lavandera se entusiasma al marcar el carácter iconoclasta y en franca rebeldía con el ambiente artístico de su época que tuvo el gran Astor. “Se trataba de ir a contracorriente, los músicos iban para un lado y él iba para el otro, todos los músicos pensaban en acomodarse y él quería romper con eso, quería cambiarlo todo”, alaba este ex niño prodigio del piano, que forjó su fama a partir de tocar en los principales escenarios de la música académica del mundo.

Dice de Piazzolla: “Lo que más me gusta es que le dio a la música una energía única, con solo escuchar dos notas de su bandoneón ya uno se transforma, representa toda la música de Buenos Aires como nadie”.

Piazzolla “fue un trabajador incansable, componía todos los días, era una máquina” y destaca que ya desde sus primeras obras se notaba el deseo “de perfilar una personalidad” musical propia, incluso no dudaba en “probar efectos” adelantados para su tiempo.

“Las primeras obras que escuché de Piazzolla son del ´46, antes de eso no pude encontrar registro de su estilo”, desliza. Y vuelve a resaltarlo: “Hacía una música muy distinta, quería ser una persona que generara polémica, era un personaje, se enfrentaba a la actitud de los músicos de acomodarse”.

 


“Es cierto que la rutina es algo muy dañino para la música”


 

-Además de Piazzolla, otras figuras en las que también te referenciás son Gershwin y Stockhausen. Los tres tienen cierta hibridez, van de lo académico a lo popular. ¿Te interesa ese modelo de músico?

-Cada una de esas personalidades se va totalmente de una rutina y es cierto que la rutina es algo muy dañino para la música. Te puedo hablar de mi, y es cierto que soy una persona muy curiosa, trato de ir a contracorriente haciendo mi arte de otro modo. Son mis grandes referencias por la actitud que tienen maravillosa: todo el cambio que provocó Gershwin en el concepto musical, lo mismo que Stockhausen en lo vinculado a lo electrónico en la música. Un verdadero artesano.

-En tu streaming de octubre pasado invitaste a Pedro Aznar, ¿esa presencia preanuncia que también el rock está dentro de tus intereses?

-Sí, bueno, casualmente la pieza que hicimos con Aznar fue una canción de Charly García, “Desarma y sangra”, y la verdad para mi, es mi humilde opinión, no se por qué se la enmarca en el rock. En este momento de mi vida estoy pensando mucho, hay cantidad de canciones de Charly García y de Spinetta que son muy difíciles de encasillar. Se ve que los críticos quieren enmarcarlos en una etiqueta. Si hablamos del rock como un ritmo bastante repetitivo, con guitarras distorsionadas y hacer pogo, esa es una energía interesante. Ahora “Desarma y sangra” no es para hacer pogo, ni hay guitarras distorsionadas, es una canción totalmente clásica. Salió el Romanticismo alemán, del Siglo XIX, no tiene nada que ver con el rock. A ver, no se, depende a qué le llamés rock: yo le atribuyo al rock todos esos efectos, unos ritmos muy marcados, muy primitivos, con guitarras distorsionadas de modo que movilicen a una masa de personas para descargar emociones cuasi violentas, pero si el rock es otras cosas además de eso, o no… no sé. Esa canción no es rock. De acá a doscientos años, cuando una persona la escuche, no hará diferencia con una de Schubert. Hay mucha más diferencia con un objeto artístico que tiene unas guitarras distorsionadas y un ritmo repetitivo. Yo no soy critico musical, a mi me gusta la música, tengo que ser sincero no conocía esa canción de Charly García y Pedro Aznar me propuso escucharla. Estoy encantado de descubrir esa música. Y además, como compositor me interesa el ruido: hay una línea mía más de vanguardia.

LA CAPITAL